El Tren a las nubes es unos de los pocos trenes del mundo que funciona a gran altitud. Recorre 434 km a 4.200 metros sobre el nivel del mar. La vista que ofrece es fascinante. Su recorrido transita por 29 puentes, 21 túneles et 13 viaductos.

Ubicado en la provincia norteña de Salta, rica en patrimonio cultural e histórico prehispánico y colonial. Debido a su gran altura, en ocasiones parece atravesar las nubes o situarse sobre ellas.

 

El recorrido del tren a las nubes

Su recorrido comienza en la ciudad de Salta, en la estación General Belgrano. Progresivamente, el tren va ascendiendo, desde los 1.187 metros de altitud hasta su punto máximo de 4220 metros en la estación final que coincide con el viaducto La Polvorilla. Los pueblos que se encuentran a su paso ofrecen al turista artesanías locales y productos artesanales.

En cuanto al equipamiento, el tren cuenta con un consultorio para socorrer al pasajero en cualquier momento, sobre todo en un mal tan común en aquellas altitudes como el mal de altura también llamado apunamiento, que hace alusión a la zona geográfica en la que se da con mayor frecuencia, es decir, la Puna. Además, el Tren a las nubes tiene un vagón comedor y acceso a audios y videos, servicios de guías de información al turista y personal de seguridad.

La locomotora data de 1948 y recibe el nombre de Campo Quijano que al sonar del silbato indica la pronta salida. Creada por el ingeniero norteamericano Richard Maury que optó por un sistema de zigzags en lugar del tradicional sistema de cremallera. Sin duda, una elección acertada.

El tren tiene una capacidad para 468 pasajeros y su paso acompasado a 35 km por hora permite apreciar del cautivante paisaje y tomar fotos y videos sin perder ningún detalle.

Conviene saber que desde diciembre hasta mediados de marzo, el tren no funciona debido al receso estival. En esta época, las lluvias persistentes provocan desmoronamientos que dificultan la realización de un viaje tranquilo y seguro y pueden poner en riesgo la vida de sus ocupantes.

Afortunadamente, la temporada baja ocupa gran parte del año. Las partidas ocurren todos los sábados de abril a junio y de agosto a noviembre. Julio es el mes de la temporada alta, en donde, además de los sábados, se suman los jueves. Para asegurarse un lugar en el Tren a las nubes, lo mejor es realizar la reserva con anterioridad. Algunos operadores proponen paquetes turísticos que incluyen otros circuitos.