Puerto Madryn es una bella ciudad costera patagónica con temperaturas medias en verano de unos 20°C y unas máximas que superan los 30°C. Sus aguas son templadas y cristalinas. Como las olas son casi inexistentes, sus aguas son seguras para niños y nadadores inexpertos. Sus costas  de arenas doradas ofrecen kilómetros de playas por descubrir.

La oferta de alojamientos es amplia, hoteles de 5 estrellas, cabañas en la playa, hosterías, hostales, campings y alquileres temporarios. Los costos son aptos para todos los bolsillos.

La ciudad invita a relajarse, caminar en tranquilidad y disfrutar de los productos artesanales tanto aquellos decorativos como gastronómicos

La cultura está representada en museos que dan cuenta de la historia y el arte de esta ciudad patagónica.

Asimismo, sus ricas  flora y  fauna tienen su lugar en el museo oceanográfico y de ciencias naturales que todos días abre sus puertas al visitante.

El ecocentro informa sobre los ecosistemas presentes y da a conocer la investigación científica que se lleva a cabo en estas costas.

Formando parte de estos ecosistemas, se suma la rica geología local también expuesta en el museo de rocas y minerales.

Puerto Madryn es el lugar indicado para conectarse con sí mismos

El arte se hace presente mediante la feria itinerante de artistas locales que revaloriza la producción plástica local

Para quienes requieran de más emoción, se puede optar por alguno de sus deportes de aventuras.

El buceo, en ocasiones junto a nadadores expertos como los lobos marinos, Hacer mountain bike  por sus extensas playas es una opción desafiante. Ahora,  si se prefieren las actividades acuáticas, se puede hacer kayak o windsurf.

Pero Puerto Madryn no sólo es una opción veraniega. En invierno, la ciudad ofrece la opción del turismo gastronómica. Éste se desarrolla mediante un festival que reúne diversas actividades que promueven las producciones de restaurantes, confiterías, bares y productores locales. Frutos de mar, pescados y el clásico cordero patagónico son los protagonistas de platos elaborados por chefs de renombre, invitados especialmente para tal evento.

La fauna de esta región es maravillosa. El avistaje de animales marinos permite a conocer una gran variedad de especies. Los pingüinos se pueden ver de septiembre a marzo, las ballenas de mayo a diciembre, las orcas de septiembre a abril y  los delfines de diciembre a marzo. Los lobos marinos y las toninas son visibles a lo largo de todo el año.

Puerto Madryn es un destino ineludible para quienes deseen reconectarse con aquella paz que en ocasiones se pierde.