El esquí adaptado permite que personas con capacidades diferentes puedan disfrutar también de las actividades invernales sin perderse diversión.

En Argentina, existen algunos centros que ofrecen este servicio. La Provincia de Neuquén tiene dos centros de esquí adaptado, uno es el Cerro Chapelco en las proximidades de  Santa Martín de los Andes y otro es el Cerro Bayo a pocos kilómetros en Villa La Angostura. La iniciativa surgió hace unos 20 años con las instructoras Claudia Vega y Teresa Olmos quienes fundaron la Escuela de esquí adaptado en la zona.

Esta escuela cuenta con instructores especialmente capacitados para tal fin. Tanto así que se encuentran certificados con el objetivo de garantizar una formación de la mejor calidad.

De hecho, unos de sus instructores, Pablo Robledo participó en los Juegos Paralímpicos realizados hace pocos meses en Rusia. Así, se demuestra la más alta preparación y en el caso de Pablo, él sí sabe de qué  se trata tener una capacidad diferente. En su adolescencia, tuvo un accidente que tuvo como resultado la pérdida de su pierna derecha. Hace poco más de diez años, se inició en el esquí adaptado y de mano de la Escuela se especializó. Viajo a Estados Unidos y trabajó por varios años enseñando esquí adaptado.

La Escuela cubre una amplia gama de capacidades diferentes. Por ejemplo, existen esquiadores en sillas especialmente diseñadas.

¿Qué personas pueden aprender esquí adaptado?

Los grupos comprendidos abarcan las capacidades diferentes de tipo motriz, sensorial e intelectual. Dentro de los primeros, se los divide en parados y sentados. Los parados pueden mantenerse en pie mientras que los sentados presentan limitaciones totales o parciales. Las deficiencias sensoriales abarcan a personas con reducción auditiva total o parcial o con vista reducida o ceguera.

Las deficiencias cognitivas son comprendidas en todas sus posibilidades, leve, moderada o severa. La duración depende los conocimientos previos y de las necesidades planteadas por cada grupo.

Las variedades de esquí que se enseñan son el esquí de fondo, el alpino y el snowboard.

Pero este deporte no queda en el ámbito de la recreación, en agosto, se efectuará un encuentro nacional de esquí adaptado. El evento tendrá lugar en las pistas de San Martín de los Andes. El deseo de la Escuela es instaurar una competencia de nivel internacional.

La Escuela de esquí adaptado es un agente de integración y un modelo a seguir para la inclusión de todos aquellos que presenten alguna capacidad diferente.