Bariloche, cuyo nombre completo es San Carlos de Bariloche es una ciudad patagónica conocida por sus actividades invernales.

Se sitúa en el Parque Nacional Nahuel Huapi en la provincia de Río Negro a los pies de la Cordillera de los Andes. Está bordeada de lagos, montañas y frondosos bosques. Todas estas atracciones seducen cada año a miles de turistas.

Actividades en Bariloche

La principal actividad es el esquí, particularmente las pistas del Cerro Catedral. La temporada alta abarca julio y agosto y la temporada baja durante los meses de junio y de septiembre. La mayor parte de sus pistas poseen una dificultad intermedia, a lo largo de sus 100 km de extensión con una capacidad para 35000 esquiadores por hora.

Sin embargo, además de las pistas de esquí, Bariloche Argentina ofrece importantes senderos de trekking que atraviesan sus bosques eternos. Con el fin de proteger al turista en caso de accidente, debe registrarse en línea antes de la realización de cualquier sendero. En caso contrario, el turista puede ser multado si fuera necesario efectuar un rescate en la montaña.

Los circuitos están clasificados según su nivel de dificultad en cuatro grupos. Los más complejos requieren de un guía de montaña. Por ejemplo, el sendero al Cerro Otto, a 600 metros sobre el nivel del mar, de nivel fácil, toma de 2 a 3 horas, dependiendo del estado físico de quien lo efectúe y no necesita guías. La mayoría de estos itinerarios ofrecen refugios que tienen servicios gastronómicos, incluso alojamiento, en caso de necesitar pernoctar por largas travesías. Es necesario tener en cuenta que algunos recorridos están habilitados solamente algunos meses del año.

Otra actividad deportiva es el kayakismo que surca las aguas cristalinas de sus lagos en medio de un paisaje fascinante, cuyo telón de fondo lo componen montañas que se visualizan en diversas gamas de celeste y azul.

Las actividades culturales incluyen visitas al museo paleontológico. Recuérdese que Rio Negro forma parte de la zona más rica en restos paleontológicos del país.

También, las ferias artesanales y el Centro de Artesanías Mapuche dan cuenta de las raíces de los pueblos originarios.

En cuanto a las delicatesen, el chocolate y los productos ictícolas como la trucha y el salmón se llevan las palmas. Los chocolates artesanales dan lugar a una deliciosa repostería y heladería. Los productos ahumados son otras especialidades.

Bariloche, rodeado de naturaleza en su estado más puro, recibe a visitantes de todo el mundo, todo el año.