Una ballena casi da vuelta un kayak en las costas de Chubut.  Puerto Madryn cuenta con la posibilidad de conocer de cerca a muchas especies marinas. Sin embargo, existen restricciones que  merecen ser respetadas con el objetivo de preservar la vida silvestre.

Hace unos días se dio a conocer en Youtube un video que muestra como una ballena casi da vuelta un kayak.

La ballena casi da vuelta un kayak

La experiencia tuvo como protagonistas a dos deportistas que estaban realizando navegación en kayak. Éstos se aproximaron a un grupo de ballenas y lo grabaron. Se acercaron tanto que uno de estos animales ” dio la vuelta” y se posó por debajo de uno de los kayak. Así, el bote quedó sobre las espaldas de la ballena y según los testimonios de los presentes, casi levanta el kayak dos veces.

Surgen varias preguntas al respecto ¿Tan cerca de la costa transitan estas ballenas? Los deportistas que realizan actividades náuticas ¿están en riesgo? ¿Cuál es el límite que conviene respetar?

En primer lugar, las ballenas son especies protegidas a tal punto que fueron declaradas monumento nacional en 1984. Esto fue sancionado por el Congreso de la Nación mediante la institución de la ley 23094 con el fin de proteger a la especie del peligro de extinción.  En este incidente fue clara la falta de información respecto a los ecosistemas de la zona. Poco importa la presencia de autoridades o de límites impuestos.Por esta razón conviene recibir mayor información antes de efectuar actividades náuticas. A tal efecto, la responsable de la subsecretaria de Turismo de Puerto Madryn, la Sra. María Alicia Sacks, dio a conocer la existencia de la ley  antes mencionada, que prohíbe el acercamiento, persecución y  navegación sin  autorización de autoridad pertinente, en las  aéreas  en las que naden estas ballenas. Para conocer más sobre la conservación de la especie, se puede obtener datos adicionales a través del Programa de Investigación Ballena Franca Austral (PIBFA) que se lleva a cabo en el Golfo Nuevo, en Chubut ,por la organización sin fines de lucro ICB (Instituto de Conservación de Ballenas).

La responsabilidad del incidente puede residir en la carencia de comunicación entre tres sectores. Uno es el lugar de alquiler de kayaks, otro, son los deportistas que se acercaron de más y finalmente, la Subsecretaria de turismo que no supo difundir extensamente sobre las restricciones que rigen el avistaje de la vida silvestre circundante. Gracias a este hecho, se ha conocido la reglamentación vigente.